Productos:

Modo de servir

Revolver bien el contenido antes de servir. Aplicar tres cucharadas soperas de “Dulce patria” (80 grs. Aprox.) En una copa, preferentemente de champaña. Decorar con crema chantilly, claras batidas a nieve y/o yogurt natural.

Disponibles en frascos de:

- Miniatura de 30 gr. Aprox.
- 250 gr. Para 3 Pers. Aprox.
- 500 gr. Para 5 Pers. Aprox.

- 1050 gr. Para 10 Pers. Aprox.
SI GUSTA PUEDE SER ACOMPAÑADO CON UNA COPA DE VINO BLANCO O UNA TAZA DE CAFÉ.
DURACIÓN: 12 MESES, CONSERVAR EN UN LUGAR FRESCO, NO ES NECESARIO REFRIGERAR.

DULCE PATRIA, MÁS DULCE QUE AGRAZ

Juan Carlos Lillo


Eusebio Lillo: su himno, su postre, su familia


Puro Chile es tu cielo azulado es un verso que todo chileno conoce, aunque no ocurre lo mismo con el poeta, periodista, empresario y político Eusebio Lillo, autor de la letra del Himno Nacional. Este desconocimiento se produce pese a estar ante un personaje que no pasó de puntillas por la historia del país, sino dejando huella en su vida pública y cultural, fue mecenas de los grandes creadores de la época, así como en la política chilena, llegando incluso a expatriarse en Lima tras la Revolución de 1851.

Juan Carlos Lillo, descendiente de Eusebio Lillo, ofrece en este libro un atractivo viaje hacia los orígenes de su familia. Se inicia en el siglo XIX y avanza hasta nuestros días para relatarnos no solo los avatares íntimos, sino también hechos de relevancia histórica que, hasta este momento, eran solo patrimonio de la memoria familiar. De este modo, desfilan por las páginas desde el general Manuel Baquedano hasta el presidente Salvador Allende, haciendo una parada en la historia de «Dulce patria», un postre que, de alguna manera, representa la continuidad en el tiempo de estos relatos, hilvanados con amabilidad y llaneza.